lunes, 31 de diciembre de 2012

Cuando en el baúl no quepan más recuerdos, compraré otro.


¿Habéis visto como pasa el tiempo?
Tic. Tac. Tic. Tac.
Nunca para en los momentos buenos.
Como tampoco acelera en los malos.

Así pues, otro año, se va.
No sin antes hacer memoria.
Recapacitar de todo lo sucedido.
 Llorar por última vez los problemas de este año. Recoger toda la felicidad para el próximo.
Y crear algo, para dejar como recuerdo de esta etapa, y poder pasar a la siguiente.
Una mezcolanza de sentimientos.
Un algo, para que en el futuro, al leerlo, te venga a la mente todo lo vivido.
Un baúl de los recuerdos del 2012.

Este, es mi baúl.

Resumen 2012:

Realmente, no me pondré a contar detalladamente todo lo que ha pasado en este periodo de tiempo.
Solo, he conocido a gente nueva. He perdido a gente de toda la vida. Me he caído. Me he levantado. Y he intentado hacer el mayor número de locuras posibles, que en realidad se reducen a hacer lo que quería cuando quería.
Simple y sencillo.
Tampoco me quejaré de lo  que no he hecho, ni de todos los problemas que he tenido.
Ha sido un año raro, intenso, cargado de nuevas emociones. Pero al fin y al cabo, solo ha sido un año más que echarse a la espalda.
¿Me arrepiento de algo? No.
¿Lo volvería a repetir? Sin lugar a dudas.
Pero, ¿no tiene más sentido buscar nuevas sensaciones que repetir siempre las mismas?

¿Propósitos para el 2013?

La verdad, es que nunca me he propuesto nada, y este año no va a ser menos.
Quizá sea porque no tengo nada que proponerme. Quizá porque ya tengo todo lo que  quería, y por eso no deseo nada más. He conseguido amigos. He hecho locuras e idioteces. He seguido adelante. Y más importante que eso, he aprendido a no mirar atrás.

No diré que solo quiero eso, pero tampoco me quejaré de lo que tengo. Después de todo, la avaricia rompe el saco. Y a mi, el saco me ha costado mucho esfuerzo conseguirlo, como para que ahora se rompa por nada.

Tampoco puedo pretender conseguir todo lo que quiero en la vida en un año, porque si no, el resto de mis días habrán dejado de tener sentido. Así que, todo a su tiempo.

Agradecimientos por este año:

Este 2012, se lo quiero agradecer a todo el mundo. Por hacerme reír y llorar, tropezar y levantar. Se lo agradeceré tanto aquellos que me han aportado cosas positivas. Como a los que actuaron de forma negativa.

Se lo agradeceré a PECM3OG, al retador y creador de anuncios Ortu, a mi pervertida Lulu, a la protectora y cariñosa Pochola, a la loca y soñadora Panda, a la imaginativa y amorosa Gabbe, a la mente verde y últimamente ausente Nessie, a la hiperactiva y gran fan Ángela, al alcohólico y vividor  Rick, al mejor comentarista de series y tierno Jackie...y un gran y extenso etcétera.

PECM3OG ^//^

Lulu *____*
Pochola *-*

Panda, #_#
Gabbe :D
Nessie *-*
Jackie ^^

Rick, ^^
(los que no tienen foto, es porque no he encontrado ninguna >o<)


En si, gracias a todos los que empezaron y terminaron el año conmigo. Y a todos los que poco a poco se han ido incorporando a la lista de mis queridos.

Os debo mucho, a todos. Gracias.

Y bueno, nada más que deciros. Espero que tengáis  una buena despedida y entrada de año. Que se os cumplan todos los propósitos que tengáis. Y que cumplamos muchas despedidas de año más.

Desde mi corazón y mente extraña;

Just You And Me




viernes, 28 de diciembre de 2012

Buscar el límite entre lo que es real, y lo que es un sueño.

Avancé por aquel lugar que me era tan familiar: el sendero escondido, al lado del río. Ese sitio era mi lugar favorito, pues estaba alejado de los demás y perdido en el bosque. Siempre que quería pensar, siempre que quería desahogarme, venía aquí. A mi escondite secreto.
Nunca había llevado a nadie allí, por lo que aún me sorprendía estar caminando de la mano de él, quién en vez de observar el paisaje que el bosque nos otorgaba, miraba el suelo. Al igual que yo.

Recordé lo rápido que había sucedido todo. Y a la vez lo imposible que era. Por lo que no pude evitar suspirar.
Él se paró, provocando que yo también lo hiciera. Levantó la vista, intentando que yo hiciera lo mismo, y así poder averiguar que era lo que me pasaba. No lo consiguió.

Pero aún así, yo no era muy difícil de leer.

-Sigues sin creértelo, ¿verdad?- susurró rompiendo el silencio, que se había instalado entre nosotros, desde hacía un tiempo.
-Emm...bueno...-escondí mi cara con el pelo, para evitar que se diera cuenta de que era cierto.
Claro que no me lo creía. ¿Cómo podía hacerlo?

Se acercó a mi, tanto que pude sentir su corazón latiendo rápido contra mi pecho.

-Mírame.-me pidió, levantándome suavemente la barbilla, con la mano que enlazaba la mía  Desplacé mi mirada del suelo, a sus labios.- A los ojos.- insistió, y a regañadientes, consiguió que clavara mi mirada en ellos.
Olvidé todo lo que nos rodeaba. Lo que estábamos haciendo. Y hasta, donde nos encontrábamos  Me perdí en él.- ¿Por qué no puedes admitir que está ocurriendo de verdad? Yo te quiero... Tu me quieres...Admite que esto, es real.

-Yo....-intenté centrarme, a pesar de la hipnosis que sus ojos me producían.-Pues... porque estas cosas no ocurren.-dije con los ojos  llenos de lágrimas.- Los sueños nunca se hacen realidad.

- Esa excusa no me sirve, lo siento.-Negó con la cabeza.
Estaba serio, por lo que supuse que en verdad era un tema importante para él.
No solía ponerse así, por cualquier cosa.

Intenté pensar, y recapacitar en que era aquello que me impedía admitir que estaba ocurriendo. Pero llegué a la misma conclusión de siempre.

-Bueno, porque, al fin y al cabo es un sueño ¿no? Si de verdad se cumpliese,si de verdad pudiera cumplirlo, no lo llamaría sueño. Lo llamaría meta. O simplemente un objetivo.- razoné, a sabiendas de que no le iba a convencer de que yo tenía razón. Pero, bueno,  tampoco él me iba a convencer de lo contrario.
Menudo par de tercos que estamos hechos.

Pasaron unos segundos, en los que él absorbió dicha declaración.

-Supongo, que solo el tiempo te hará cambiar de opinión, ¿cierto? Pero confía en mi, créeme  Estaré aquí, a tu lado. Hoy, mañana, pasado. Todos los días. Siempre.
-¿Me lo prometes?
Acto seguido, entrelazó nuestras manos libres, y las traslado a su pecho.
-Te lo prometo.- susurró, con una leve sonrisa torcida en sus labios, tan característica de él.
Y por estúpido que pueda parecer, esa afirmación, consiguió relajarme.
Quizá tenía razón, y solo necesitaba tiempo para convencerme.

Se acercó aún más a mi, aunque ya casi parecía imposible, y cerrando los ojos apoyó su frente contra la mía.

El tiempo avanzó, pero ninguno de los dos queríamos movernos. Abrazarnos de esa forma, era algo totalmente mágico, y no estábamos preparados para soltarnos.

---

-Amor...-susurró con una voz profunda, lenta, sin prisa, y ¿por qué no decirlo? Totalmente sensual.-... déjame besarte.
-¿Por qué?- pregunté imitando su tono, y con una pequeña sonrisa en los labios.
-Porque te necesito...-contestó con angustia.

Ahí se acabó la conversación. No necesitaba preguntar más, ya que nunca le diría que no.
Y él lo sabía.

Todo me dio igual; si era real, si era un sueño, simplemente aprovecharía el momento.

No rompimos el abrazo, ni siquiera cambiamos la posición. Simplemente bajó un poco el rostro, y posó sus labios sobre los míos   Era un beso tierno, dulce pero a la vez apasionado y desesperado. Era una mezcla de sensaciones, que solo él sabía combinar. Y que yo adoraba.

Cuando el respirar se volvió algo totalmente urgente, trasladó su labios a mi oído. E intentando recuperar el aliento, para poder hablar correctamente, murmuró algo de tal forma, que consiguió que todo mi cuerpo se estremeciera.

-Te amo.
---

Y en ese momento, todo se apagó. Todo se quedó oscuro. Aparecí en un lugar totalmente distinto al que me encontraba segundos atrás. La realidad me golpeó, llevándose todo rastro de felicidad y dejando únicamente dolor. Otra vez.
Simplemente, desperté. Llorando. Gritando. Reclamándole.
Intentando recordar el sabor de sus labios.
Intentando recomponer mi corazón partido, por una promesa vacía.


Me lo prometiste.-susurré

***
Siento la falta de inspiración. En si, en mi cabeza la historia era preciosa, pero a la hora de escribirla, no me ha convencido. Aún así yo os la dejo.
Supongo que para que me vuelva a venir la inspiración, tendré que volver a estudiar historia xD

Espero que os vayan bien las vacaciones.

¡Feliz Navidad!

Just You And Me


lunes, 24 de diciembre de 2012

Te preocupas demasiado por lo que ya fue, y por lo que será.

Hay un dicho que dice: 
El ayer es historia. 
El mañana es un misterio. 
Sin embargo el hoy es un regalo, por eso se le llama presente.


miércoles, 19 de diciembre de 2012

Enséñale a la vida, que ningún obstáculo que te ponga podrá derribarte

Y después de todo lo ocurrido,  me pregunté; ¿cómo es posible que siga sonriendo? ¿Cómo es que sigo adelante, sigo haciendo reír, preocupándome hacer feliz a lo demás antes que ser feliz yo?

Entonces, tras una profunda reflexión, todo aquello que me había preguntado, cobró sentido:

Me enseñaron a ser fuerte. A no temer a nada ni a nadie. A que cuando todo oscuro te parezca yo sea quien te pueda iluminar.
Me enseñaron a que siempre debía mostrar buena cara, y que únicamente cuando esté sola ya podría derrumbarme.
Me enseñaron a sonreír, a ser alegre, divertida, a pensar en hacer feliz a los demás a pesar de ser yo la que necesita ayuda.
Me dijeron que con el llanto  afeaba la cara. Me dijeron que las lágrimas, solo servían para limpiar el alma. Que eran totalmente necesarias, pero solo debían acudir cuando la situación era muy extrema.
Me contaron que no me lamentara hasta que el cielo y la tierra se juntasen. Que todo tiene solución, y que siempre debía  seguir adelante.
Me mostraron que el futuro, tenía que labrarse día a día. Que no se podía vivir de los sueños.
Me abrieron los ojos, para que no fuera inocente, y no me fiara de nada ni de nadie. Que el tiempo cambia a la gente, y que los caminos acaban separándose.
Me advirtieron que no debía echarme mierda al cuerpo, ya que el solo se acaba destruyendo.
Me enseñaron como era la vida, y a que debía interpretarla. Que de las partes malas siempre había algo bueno que te haga feliz. Y que si no lo había pues...bueno, pues te lo inventas. La cuestión es ser feliz.

Y a partir de todo ello, se formó la persona que soy hoy. Esa persona que siempre dice que está bien, para no preocupar. Una persona que destaca, y a la que insultan, pero que a pesar de ello sonríe. Aunque luego sufra en silencio, en cualquier rincón alejado. Una persona que prefiere escuchar los problemas, que relatar los suyos.

Así pues; quiéreme, ódiame, es tu elección.
Mírame, esta que ves; soy yo.


domingo, 9 de diciembre de 2012

El árbol que aterrado espera el frío del invierno, sin una hoja que lo acompañe.

Os traigo aquí la nueva entrega de Los Recuerdos de la Estación, aquella en la que pongo las mejores fotos que he hecho durante este periodo. Hay algunas fotos repetidas, eso porque os pongo primero la foto que hice y luego la foto editada ;)

Así que aquí va: Otoño 2012













Un año más vieja *-*





Como podéis comprobar no he tenido mucho tiempo para hacer fotos xD 
Y hasta aquí la sección.
¡Nos vemos al final del invierno!
Just You And Me.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Nunca más.

¡No, lo juré! 
No fallaré por segunda vez. 
No volveré a enamorarme.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...